El autor

“Leer un libro enseña más que hablar con su autor, porque el autor, en el libro, sólo ha puesto sus mejores pensamientos”.
René Descartes

En cualquier caso, estaré encantado de responer por este medio las preguntas remitidas a la dirección de correo electrónico elbluesdelhadaazul@gmail.com. También podemos ser amigos en Facebook; seguirnos en Twitter, añadirnos en Google+ o compartir vídeos en Vimeo y YouTube.



  • "Yo conozco la identidad de G. Campanella. A la hora de comentar y promocionar la novela ante terceros, ¿debo mencionar su nombre real o su seudónimo?": 

    • Prefiero que, en la medida de lo posible, la obra sea adjudicada a G. Campanella. Creo que el seudónimo representa mejor el espíritu de la obra, pues no sólo me engloba a mí, sino también a todas las personas que me ayudaron a darle forma y a sacarla adelante. En cualquier caso, un libro no es mejor o peor dependiendo de quién lo ha escrito –aunque a menudo nos dejemos engañar por este artificio. ¿Cuántas obras terriblemente aburridas no hemos leído, solamente porque fueron escritas por alguno de nuestros escritores favoritos?

  • "¿Qué obras te sirvieron de inspiración para escribir Heliópolis: El Blues del Hada Azul?":

    • Sería difícil enumerar todas las referencias que influyeron en el manuscrito, así que me limitaré a las más relevantes y obvias: el musical Into The Woods, de Stephen Sondheim; la saga literaria escrita por Gregory Maguire e iniciada con Wicked (así como su adaptación musical); los cuentos de hadas clásicos y el cine animado creado por Disney, Dreamworks y Studio Ghibli a partir de ellos; los mejores filmes de Tim Burton, Lars von Trier y Steven Spielberg: Shrek, La tumba de las luciérnagas, Pinocho, Inteligencia Artificial, Bailar en la oscuridad, Mi vecino Totoro y Rompiendo las olas. La obra literaria de Herman Hesse, Stanisław Lem y José Saramago. Los trabajos de investigación de Vladímir Propp y Aleksandr Afanásiev. Perrault, Grimm, Andersen, Hoffmann, Baum, Pushkin..., y los más modernos: Tolkien, Dahl, Rowling... Las buenas series de televisión, como True Blood; el manga Deathnote, e incluso algún videojuego excelente (como la saga Final Fantasy casi al completo).